Como hecho histórico dentro de la ganadería Argentina, el pasado 11 de Junio, se concretó el primer embarque de 1.000 embriones y 5.000 dosis de semen Angus.

Esta primera exportación, de iniciativa privada, fue posible por la tenacidad de Carlos Munar junto a su equipo de trabajo y del Grupo INSUD de Hugo Sigman, motores del proyecto. Además participaron varias instituciones como Senasa, el Ministerio de Agricultura, Cancilleria, Gelab, INTA de Castelar, CAVIA.

En el 2013 Casamú le vendió a Garruchos 55 donantes de su plantel activo, todas puras de pedigree con información genética completa incluso de carcasa. Estas fueron trasladadas al centro genético EOLIA de Marcos Paz donde se produjeron los embriones, junto a otras donantes de Garruchos. Además Casamú brindó al proyecto 4 toros para la elaboración de los embriones y para exportar semen de los mismos.

Estos fueron Fortuna 208 y Final 102 de los cuales se exportó semen en la primera partida y, los hijos de Lihuén: Arecutrán y Yampai para próximas comercializaciones y producciones de embriones.

Los Chinos requieren genética con información de índices genéticos que garanticen la calidad de esta. También exigen facilidad de partos y un tamaño moderado de hacienda.

Casamú Final Rp 102, hijo de Nahueltruz
Casamú Final Rp 102, hijo de Nahueltruz
Casamú Fortuna Rp 208, hijo de Epu Mari
Casamú Fortuna Rp 208, hijo de Epu Mari

 

 

 

 

 

El primer pedido de los Chinos fue en el 2004. En ese entonces pedían 120.000 embriones por año cuando Argentina producía tan solo 30.000 y el mercado mundial unos 500.000. Sin dudas la demanda satura nuestra capacidad de producción. Las escalas Chinas son inimaginables para nosotros. En cuanto al semen, mientras en Argentina se producen 3 millones de dosis de semen por año, solo en un centro de lecheria de Beijing se producen 2 millones de dosis con más de 20 máquinas de sexado de semen funcionando.

“Para competir nosotros debemos ofrecer calidad genética, escala de producción y precios, sino nos quedamos fuera de carrera. La demanda de este mercado es muy grande, es necesario una solidaridad entre diferentes instituciones y empresas, de otra manera no se va a poder llevar adelante. Todavía no somos conscientes de la importancia que puede tener esto en términos de mercado internacional” comenta Carlos Munar en una nota exclusiva a Canal Rural.

Genética Casamú en China

Nota de Antonio Monteagudo al Dr. Carlos Munar, director de Munar y Asociados y el centro genético EOLIA (Junio 2015)

 

 

Periodista: Antonio Monteagudo. Ganaderia Con Todos